Sala blanca alimentación

[vc_row][vc_column width=»3/4″][vc_single_image image=»8713″ img_size=»full»][vc_column_text]

ALIMENTICIO

[/vc_column_text][vc_column_text]En la industria alimenticia, las salas blancas se utilizan comúnmente para evitar la contaminación de los productos. Este tipo de proceso de control debe ser cuidadoso y transmitirse a cada fase de producción, y las salas limpias en particular deben realizarse siempre con el objetivo de minimizar tanto la generación como la retención de partículas aerotransportadas.

Para garantizar el máximo control, las salas blancas para la industria alimentaria se caracterizan por unos parámetros físicos específicos como humedad, temperatura y presión: sólo así se garantiza la pureza de los productos.

Las salas limpias para la industria alimentaria se utilizan generalmente después del envasado químico, térmico o físico del producto y están destinadas a proteger pasos de procesamiento específicos, como el corte, porcionado, rebanado, rallado, troceado y finalmente envasado de productos alimenticios sólidos. Al mismo tiempo, los productos líquidos deben estar protegidos durante el llenado, sellado, taponado y embotellado.

Las salas blancas para la industria alimenticia son fundamentales para:

  • La protección de productos horneados y embutidos
  • La protección de los productos alimenticios biológicamente activos como el yogur, la crema, el queso o el vino contra la contaminación no deseada.
  • La protección de productos heterogéneos que no pueden ser esterilizados ni congelados, como determinados productos precocinados o productos gastronómicos.
  • La protección de productos con muy baja carga microbiana, como el agua mineral y algunas bebidas.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_widget_sidebar sidebar_id=»thefox_azienda»][/vc_column][/vc_row]

Ir arriba